Síguenos en:        


Suscríbase al Newsletter

Reciba nuestro newsletter

 

¿Qué es la RSE?

En Acción RSE definimos la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) como:

“Una visión de negocios, necesaria para la sustentabilidad y competitividad de las empresas, que integra armónicamente el desarrollo económico con el respeto por los valores éticos, las personas, la comunidad y el medio ambiente, en toda la cadena de valor”.

La RSE y el desarrollo sustentable tienen la misma finalidad, que es resolver las necesidades del presente, sin comprometer las capacidades de las futuras generaciones para resolver las propias.

La responsabilidad social debe ser impulsada desde la alta dirección y formar parte del proceso de toma de decisiones estratégicas de la compañía, teniendo en cuenta las expectativas de sus grupos de interés. Su aplicación considera una amplia gama de políticas, prácticas y programas a incorporar en todos los  ámbitos y a todo nivel en la operación empresarial.

La RSE entrega un modelo a las organizaciones para gestionar riesgos y oportunidades

La RSE va más allá del cumplimiento de la ley

La RSE debe ser parte del ADN de la empresa

La RSE es una estrategia de negocios que considera las inquietudes de los grupos de interés desde su diseño

Las empresas tienen un rol social: contribuir a la solución de los problemas que aquejan a la sociedad

El riesgo de no hacer nada, implica quedarse relegado o resignarse a quedar excluido del mercado

 
Algunos de los principales beneficios o ventajas competitivas de gestionar sustentablemente el negocio, son:

Los costos y beneficios de la implementación de la gestión responsable dependen del tipo de negocio y los impactos sociales y medioambientales que genera. En todos los casos es indispensable cuantificarlos y contar con una adecuada información de línea de base y un sistema de rendición de cuentas, que permitan transparentar la información y mantener un diálogo constructivo con todas las partes involucradas.

En este sentido, la ISO 26.000 define que los principios que deben guiar la aplicación de la RSE en las organizaciones son la rendición de cuentas, la transparencia, el comportamiento ético y el respeto por: las expectativas de los grupos de interés, el principio de legalidad, la normativa internacional de comportamiento y los derechos humanos.

Acción RSE define cinco áreas para trabajar e incorporar la sustentabilidad en las compañías:

Ética y Gobierno Corporativo

Programas de ética y cumplimiento, gobernabilidad, prácticas justas de operación, código de ética y de conducta, relación público-privada.

Ya no solo importa cuánto gano, sino cómo lo gano.

Ética y gobierno corporativo se refiere a cómo una compañía adopta valores como criterio para dirigir y gestionar su negocio, integrándolos en sus políticas, prácticas y en los procesos de toma de decisión a todo nivel. La ética empresarial implica comportarse de acuerdo a los estándares legales, además de adherir a las regulaciones internas.

Hoy un gran número de empresas está diseñando programas de ética, en conjunto con los procesos y herramientas necesarias para que estos sean conocidos y aplicados por todos los colaboradores, tanto si se trata de resolver dilemas complejos como de asuntos del día a día.

Algunos valores que definen el comportamiento ético de una empresa, según el Barómetro de Valores y Ética Empresarial, son: seguridad, honestidad, probidad, cumplimiento de compromisos, excelencia, sentido de cooperación, transparencia, respeto por el medio ambiente, integridad, coherencia, respeto, valoración por los demás, confianza, respeto por la vida familiar y lealtad, entre otros.

Calidad de Vida Laboral

Derechos humanos, desarrollo de personas, equidad, diversidad, respeto, no discriminación, salud, seguridad y condiciones de trabajo, participación, desvinculaciones, conciliación vida laboral/familiar.

La calidad de vida laboral juega hoy un rol fundamental en el  éxito de la gestión de las organizaciones. Las principales compañías están innovando en la incorporación de prácticas para hacerse cargo de las necesidades de todos los empleados, como una forma de apoyar los objetivos del negocio y de retener a los mejores talentos. La persona está en el centro de la estrategia.

Acción RSE entiende la calidad de vida laboral como el conjunto de políticas corporativas laborales definidas por las empresas para lograr que sus colaboradores trabajen en un ambiente grato y motivador que genere intercambios abiertos y relaciones marcadas por la dignidad, cuya compensación percibida y entregada sea equitativa para ambas partes, logrando que el colaborador sienta que desarrolla un trabajo que aporta al resultado exitoso y sustentable del negocio, a la vez que alcance el equilibrio y armonía entre su trabajo, salud y vida personal.

Medio Ambiente

Gestión ambiental, ecoeficiencia, reciclaje, huella de carbono,  diseño y construcción “verde”, biodiversidad, prevención de la contaminación.

Durante la próxima década los retos globales ligados al crecimiento, la urbanización, la escasez de recursos y el cambio climático pasarán a ser motores estratégicos para los negocios. Los directivos de las empresas tendrán una nueva agenda y buscarán un modelo de crecimiento y de progreso basado en el uso equilibrado de los recursos renovables y en el reciclaje de los que no lo son, establece el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible en su documento “Visión 2050”.

Las compañías líderes, conscientes de esta realidad, han asumido su rol en el logro del desarrollo sustentable y saben que este es esencial para su prosperidad futura y la de la sociedad en la cual operan. Una gestión medioambiental responsable es, asimismo, vital para mantener la licencia social para operar.

Clientes y Cadena de valor

Proveedores, distribuidores, marketing, ventas y servicios, asuntos de consumidores, consumo responsable.

Integrar los indicadores de RSE en la cadena de valor de una empresa permite optimizar su productividad, adquirir ventajas competitivas y mejorar su posición en mercados cada vez más exigentes. Al mismo tiempo, agrega valor a sus procesos y servicios, lo que mejora su desempeño y la valoración por parte de los stakeholders.

El primer desafío es velar porque cada una de las partes de la cadena de valor sea social y ambientalmente responsable. Y el segundo, es disminuir costos. Lo primero que se debe realizar es evidenciar las consecuencias sociales y ambientales de cada etapa de la actividad empresarial, incluyendo las actividades primarias (logística, operaciones, marketing, ventas y servicios) así como las de soporte (abastecimiento, desarrollo tecnológico, gestión de recursos humanos, infraestructura de la organización). De esta identificación es posible distinguir los efectos que por sus impactos negativos se deberán revisar.

Comunidad

Inversión social estratégica, voluntariado corporativo, reportes de sustentabilidad, relaciones con vecinos, sociedad civil y gobiernos nacional, regional y local.

Esta área se refiere a cómo la empresa se relaciona y  contribuye a paliar los impactos que su operación produce en las comunidades en las cuales opera, y cómo favorece el desarrollo de las mismas. Esto, porque en la actualidad el valor de una empresa está dado por cuánta riqueza y bienestar es capaz de generar no solo para sí misma, sino también para las sociedades en las que opera.

“No existen empresas exitosas en sociedades fracasadas”, afirma Stephen Schmidheiny, líder mundial del desarrollo empresarial sustentable. Es por ello que desde la mirada de la RSE el panorama es claro: el crecimiento de las empresas debe estar vinculado al desarrollo de sus trabajadores y de las sociedades donde opera.

Por lo tanto, la RSE apunta a considerar a los negocios como interdependientes con la sociedad y el medio ambiente. No hay un modelo único a aplicar, sino que el enfoque de cada empresa debe estar adaptado a su propio contexto y estrategia particular. El objetivo de la gestión con enfoque RSE es que cada actividad realizada por la empresa genere el máximo valor para la empresa y para la sociedad.

Definición de responsabilidad social de la ISO 26000

La guía ISO 26.000 define Responsabilidad Social como “la responsabilidad de una organización ante los impactos que sus decisiones y actividades ocasionan en la sociedad y el medioambiente, a través de un comportamiento transparente y ético que:

-Contribuya al desarrollo sostenible, incluyendo la salud y el bienestar de la sociedad;
-Tome en consideración las expectativas de sus partes  interesadas (stakeholders);
-Cumpla con la legislación aplicable y sea coherente con la normativa internacional de comportamiento; y
-Esté integrada en toda la organización y se lleve a la práctica en sus relaciones.